Marcada por los traumas y complejos causados por un matrimonio destruido, María del Rosario, entró en una espiral depresiva que casi destruye su vida.

Desde que recuerdo, toda mi vida adulta estuvo marcada por el sufrimiento y, por más que buscase la paz, nunca conseguía encontrarla. Todo ello debido a un matrimonio completamente destruido donde hubo constantemente infidelidad y violencia. Dominada por una profunda aflicción, fueron surgiendo traumas que me generaban inseguridad y muchos complejos que, con el paso del tiempo, fueron afectando gravemente a mi salud. Puedo decir que llegué al fondo del pozo a raíz de una depresión que duró ¡20 años!

Padecía además otras enfermedades como gastritis, dolores en la columna, tendinitis, jaquecas… que se manifestaban en mí día a día y afectaban mucho a mi rutina. No sabía qué hacer y estaba completamente desesperada porque me parecía que ¡para mí ya no había solución! Sé que, durante mucho tiempo, mi vida estuvo estancada y que las cosas en mi trabajo iban de la peor forma posible, por lo que contraje deudas. También comencé a fumar, vicio que duró más de 20 años. Desesperada, sabía que sola no iba a conseguir superar tantos obstáculos”.

CURA Y SUPERACIÓN

“Después de asistir a las reuniones del Centro Cristiano de La Mano que Ayuda y de aprender a usar mi fe, todas mis enfermedades desaparecieron y, hoy, estoy completamente curada. Superé la depresión y me di cuenta de que ¡tenía la oportunidad de conocer la verdadera felicidad!

En mi vida apareció la paz, el bienestar y, además, conseguí liquidar todas mis deudas. Fruto de toda esta transformación, conseguí dejar totalmente el tabaco. Por fin, fui realizada en mi vida sentimental pues, aunque no había encontrado a la persona adecuada, actualmente he encontrado a una persona que realmente me ama y me siento realizada. Ahora, todas las áreas de mi vida, están llenas y ¡soy una nueva persona!”. 

Abrir chat
Hola 🤚🏻
¿En qué te podemos ayudar?
Powered by