Muchas veces las personas se rinden justo cuando están a punto de lograr alcanzar su meta. Después de haberse esforzado y haber trabajado, comienzan a mirar las circunstancias negativas que los rodean. Se cansan, se desaniman por haber empleado tanta energía y no haber obtenido resultados tangibles.

¿Te has sentido así alguna vez?

Seguro que sí, todos lo hemos hecho en algún momento de nuestro recorrido. Hoy quiero animarte y decirte ¡sigue adelante, no desistas, porque si te has esforzado de verdad, ya estás en la recta final! Ya solo unos metros te separan de tu victoria ¡Ahora que está al alcance de tu mano, no puedes desistir! Aquí van algunas estrategias que te ayudarán a seguir andando cuando el camino se te hace demasiado empinado y pedregoso.

¡Ojo con tus pensamientos!

Seguro que sí, todos lo hemos hecho en algún momento de nuestro recorrido. Hoy quiero animarte y decirte ¡sigue adelante, no desistas, porque si te has esforzado de verdad, ya estás en la recta final! Ya solo unos metros te separan de tu victoria ¡Ahora que está al alcance de tu mano, no puedes desistir! Aquí van algunas estrategias que te ayudarán a seguir andando cuando el camino se te hace demasiado empinado y pedregoso.

¡Cuidado con tus sentimientos!

Del mismo modo que nos ocurre con los pensamientos negativos, los sentimientos también son inevitables, especialmente cuando recibimos noticias desalentadoras. Sin embargo, no debes dejar que sean ellos quienes te guíen y
gobiernen tu vida. Aprende a controlarlos y a someterlos a tu voluntad, y no al contrario ¡El volante está en tus manos, no en las de ellos!

¡Pon tu mirada fija en tu meta!

Cuando nos enfrentamos a las dificultades, trabas y contratiempos, parece que nuestras metas, en vez de acercarse, se alejan y se vuelven más inalcanzables; entonces, cegados por lo que tenemos delante de nuestra nariz, nuestro objetivo
se vuelve borroso e, incluso, lo perdemos de vista. Dedica un momento cada día para imaginarte a ti mismo/a logrando tu meta, disfrutando de ese objetivo o materializando tu sueño; de esta forma, lograras avivar tu entusiasmo e ímpetu y tenerlo presente y claro delante de ti.

¡Usa tu versatilidad!

A veces cogemos un determinado camino porque pensamos que es el correcto para llegar a donde queremos. Pero, un día, observamos que todo aquello que estamos haciendo, no produce los resultados que esperábamos. ¡No te desanimes! Si esto te ocurre, es el momento de pararte y pensar en lo que debes modificar para que el resultado también sea distinto. Piensa en tus habilidades y
en las posibles alternativas que puedes llevar a cabo, para ello, deja que fluya tu creatividad ¡Eres capaz! de hacer muchas más cosas de las que crees, confía en ti. Actúa, no te quedes esperando a que las cosas sucedan por arte de magia, porque la magia es solo una ilusión.

Maribel Salvo
Vicepresidenta de LMQA y Psicóloga