Nuestro organismo posee un sofisticado sistema de detoxificación para neutralizar y eliminar toxinas. Pero, cuando hay sobrecarga de sustancias tóxicas, los órganos de detoxificación no pueden asegurar su adecuada eliminación.

Efectos de las toxinas en el organismo

Hoy en día estamos expuestos a numerosas sustancias tóxicas que pueden llegar a ser nocivas para nuestro organismo.

Exógenas: sustancias del medio externo que llegan a nuestro organismo por el sistema respiratorio, el sistema gastrointestinal o la piel.
Tabaco, alcohol, gases contaminantes, polvo, aerosoles, aditivos alimentarios, fármacos, metales pesados, productos de limpieza del hogar, etc.

Endógenas: productos intermediarios o residuos de procesos metabólicos y que no han sido metabolizados ni eliminados adecuadamente.
Ácido láctico, urea, CO2

La salud del individuo depende en gran medida de la capacidad del organismo para eliminar los residuos perjudiciales para el organismo (toxinas), tanto de origen exógeno como endógeno.

Las consecuencias de una sobrecarga de toxinas van desde la aparición de síntomas leves, como el cansancio continuo a estados agudos o crónicos de mayor gravedad, que pueden provocar incluso la agravación de enfermedades.

Los principales órganos que intervienen en el proceso de eliminación de toxinas son los siguientes:

  • Hígado
  • Riñones
  • Sistema Digestivo
  • Piel

Órganos de Detoxificación

¿Cuándo está indicado detoxificar el organismo?

– Obesidad: Inicio de un tratamiento para la obesidad (es importante tener en buen funcionamiento las vías de eliminación).

– Afecciones Crónicas de cualquier tipo: Sobretodo afecciones crónicas de carácter inflamatorio (artritis reumatoide, por ejemplo).

– Enfermedades de la Piel.

– En Personas Polimedicadas.

– En curas Estacionales: Tratamiento de detoxificación en primavera y otoño, etc.

– En cuadros donde es difícil establecer prioridades: con la depuración se va a aclarar el cuadro y muchas cosas de las que se presenta que se deben simplemente a sobrecarga, van a desaparecer.

La nutrición como detoxificante

Una pauta alimenticia detoxificante debe ser fácil de digerir, con un contenido equilibrado en nutrientes y enfocada a facilitar la limpieza del organismo:

-Abundante ingesta de agua: es aconsejable agua con limón natural, infusiones boldo, cola de caballo, diente de león, etc

-Abundante en frutas y hortalizas

-Rica en fibra

-Baja en sal

-Con alimentos que potencien el efecto de los principales órganos de eliminación

La alimentación es uno de los aspectos más importantes del proceso detoxificante, puesto que nos permite no sólo eliminar o restringir las toxinas de origen externo sino que también favorece la eliminación de toxinas endógenas.

Los alimentos que potencian el efecto de los principales órganos de eliminación son alimentos que tienen las siguientes propiedades:

HÍGADO:

Coleréticas: que aumenta o estimula la producción de bilis por el hígado, con lo que se facilita la digestión de las grasas.
Colagogas: que estimula la secreción de bilis de la vesícula biliar hacia el duodeno.

RIÑÓN:

Diuréticas: que aumenta la excreción de orina.

SISTEMA DIGESTIVO:

Digestivas: que favorece la digestión, que estimula las glándulas digestivas y las absorción de los componentes nutricionales.

Laxantes (suaves): que actúa facilitando la evacuación intestinal.

PIEL:

Sudoríficas: que favorece la eliminación de líquidos a través del sudor.

ÓRGANO DE ELIMINACIÓN PROPIEDADES ALIMENTOS QUE POTENCIAN EL EFECTO DEL ÓRGANO DE ELIMINACIÓN
HÍGADO Coleréticas y Colagogas Alcachofa, rábano, remolacha, cítricos, achicoria, endivia, escarola, berenjena, etc.
RIÑÓN Diuréticas Las frutas, casi todas, tienden a ser diuréticas por la gran cantidad de agua y minerales que poseen. Entre las frutas
diuréticas destacan las naranja, sandía, el melón y la piña, el pomelo entre otras.
También tienen propiedades diuréticas las siguientes frutas y verduras: apio, cebolla, ajo, espárrago, hinojo, kiwi, pepino, puerro, manzana, zanahoria, melocotón, fresa, uva, salsa de soja, etc., y otros ingredientes como el anís estrellado, hinojo, etc.
SISTEMA DIGESTIVO Digestivas Las frutas y verduras en general por su elevado contenido en fibra tales como:
alcachofa, piña, apio, espinacas, rúcula, canónigos, manzana, melocotón, etc., y otros ingredientes tales como jengibre, menta, regaliz, alga Kombu.
PIEL Sudoríficas Rábano picante, saúco, borraja, zarzaparrilla, orégano, etc.
     

Dra Teresa Pérez
Coach de Salud
Médico de Empresa
Especialista en Valoración en Daño Corporal