“Hijitos Míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, Abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el Justo.”

(1 Juan 2:1)

Caer en tentación no significa necesariamente perder el Espíritu Santo. Mantenerse en el pecado resistiendo a Su Voz, eso sí puede ser fatal. ¿Quién, aun siendo bautizado con el Espíritu Santo, nunca tuvo deslices en la vida? Nadie, salvo el Señor Jesús.

Si caes en la tentación, confiesa el pecado y abandónalo inmediatamente. Todos somos susceptibles de cometer errores, incluso estando sellados con el Espíritu Santo. A fin de cuentas, somos casas de barro. Sin embargo, todos los sellados tienen la dirección del Espíritu alertando en cuanto a la permanencia en el pecado. En el caso de que no haya arrepentimiento inmediato, eso significa seguir “apagando el Espíritu”.

Los no bautizados con el Espíritu Santo no tienen el discernimiento espiritual. Debido a eso, son más vulnerables a los ataques del mal. Esa es la razón de intervenir fuerte en el recibimiento del Espíritu Santo para mantenerse sano y salvo.

 


No te mantengas en la práctica de lo incorrecto. Tienes un Abogado, que defenderá tu causa si abandonas el pecado. 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *