La osteoporosis es una enfermedad que actúa con disimulo. Es silenciosa, indolora y no presenta ningún problema visible… hasta que se produce una fractura. Las partes más afectadas suelen ser el cuello del fémur, las vértebras y las muñecas, ya que son las más propensas a sufrir golpes, pero también son frecuentes las de cadera.

Detrás de la osteoporosis hay dos problemas: una baja densidad ósea y una alteración de la microarquitectura ósea. El resultado es uqe los huesos se convierten en algo parecido a la piedra pómez, y pueden romperse en mil pedazos ante un golpe. La osteoporosis literalmente significa «hueso poroso.» Poroso significa lleno de agujeros.

A medida que envejecemos los huesos se ve más delgados. La osteoporosis es una enfermedad por lo cual los huesos se debilitan y hay más probabilidad de que se rompan. Con frecuencia se desarrolla de manera desapercibida en el transcurso de muchos años, sin síntomas ni molestias hasta que un hueso se rompe.

Según los datos de la Sociedad Española de Reumatología (SER), se estima que la osteoporosis afecta a unos 75 millones de personas en Europa, Estados Unidos y Japón.

Esta patología es más frecuente en mujeres, aunque también pueden sufrirla los hombres, especialmente si tienen una edad avanzada.

En el caso de España, se estima que 2 millones de mujeres tienen osteoporosis. De hecho, la prevalencia en la población postmenopáusica es del 25 por ciento, es decir, 1 de cada 4 mujeres tiene esta enfermedad que ocasiona unas 25.000 fracturas al año.

«La repercusión socio-sanitaria de la osteoporosis es enorme y se mide en términos de incidencia de las fracturas.»

Aproximadamente una de cada tres mujeres  y uno de cada cinco hombres mayores de 70 años sufrirá una fractura relacionada con la osteoporosis (sólo de cadera se producen 40.000 al año en nuestro país).

Una de cada cuatro de esas 40.000 personas que sufren una fractura de cadera mueren durante los 12 meses siguientes (entre el 2 y el 7 por ciento de ellos durante la fase hospitalaria aguda, entre el 6 y el 12 por ciento durante el posterior, y entre el 17 y 33 por ciento antes del primer año).

Algunos estudios europeos realizados entre mujeres han demostrado que la mortalidad después de una fractura de cadera es comparable a si se hubiera tenido un accidente cerebrovascular (ACV).

¿Cómo se diagnostica y trata la osteoporosis?

Una prueba para medir la densidad ósea (densitometría ósea) ayuda a su médico a identificar la osteoporosis.

Prueba de densidad ósea

Si es mujer y tiene más de 65 años o si es un hombre con más de 70, debe realizarse una prueba de densidad ósea.

Muchos médicos recomiendan estas pruebas a ñas mujeres durante la menopausia ya que una vez que se llega a esta etapa, los cuerpos de las mujeres producen menos estrógenos, una hormona que ayuda a mantener los huesos fuertes.

Información sobre la prueba.

Se trata de una prueba radiológica segura e indolora. Compara su densidad ósea con la densidad ósea picos que una persona de su mismo sexo y origen étnico debió haber alcanzado entre los 20 y 25 años de edad.

Si se le diagnostica osteoporosis, efectividad del tratamiento se debe medir mediante la realización de una nueva densitometría ósea.

Pruebas adicionales. Además de la prueba de densidad ósea, su médico podrá diagnosticar la osteoporosis utilizando una historia clínica completa y un examen físico. Esto podrá incluir radiografías óseas y análisis especiales de laboratorio.

Tipos

Existen distintos tipos de osteoporosis

  • Osteoporosis posmenopáusica: la causa principal es la falta de estrógenos. En general, los síntomas aparecen en mujeres de 51 a 75 años de edad, aunque pueden empezar antes o después de esas edades.
  • Osteoporosis senil: resultado de una deficiencia de calcio relacionada con la edad u de un desequilibrio entre la velocidad de degradación y de regeneración ósea. Afecta, por lo general, a mayores de 70 años y es dos veces más frecuente en las mujeres que en los hombres.
  • Osteoporosis secundaria: Puede ser consecuencia de ciertas enfermedades, como la insuficiencia renal crónica y ciertos trastornos hormonales, o de la administración de ciertos fármacos, como corticoesteroides, barbitúricos, anticonvulsivantes y cantidades excesivas de hormona tiroidea.

Síntomas

Durante años se ha conocido a la osteoporosis como la epidemia silenciosa debido a que esta patología no produce síntomas, aunque el dolor aparece cuando surge la fractura.

Los especialistas señalan que algunas fracturas vertebrales pueden pasar desapercibidas puesto que no se producen síntomas. En estos casos se pierde la oportunidad de frenar la pérdida de masa ósea y reducir el riesgo de nuevas fracturas.

Las fracturas más comunes en la osteoporosis son las del fémur proximal, humero, vértebras, y antebrazo distal (muñeca).

Fractura vertebral

En estos casos el paciente presenta un dolor muy intenso que aparece cuando hace esfuerzos leves, como la carga moderada de peso, o un ligero traumatismo.

El paciente tendrá una contractura que le impedirá realizar maniobras de flexión y/o rotación de la columna. La crisis suele durar de dos a tres semanas y la intensidad del dolor irá disminuyendo de forma progresiva en los tres meses siguientes; la remisión puede ser total o parcial.

“Ocasionalmente, una fractura vertebral puede aparecer sin que el paciente perciba ningún síntoma, o bien puede causar una molestia que no se a lo suficientemente intensa para demandar asistencia”, advierten desde la SER. “Algunos autores consideran que esta circunstancia se produce hasta en dos tercios de los casos. Se asume que la ausencia de dolor, o su baja intensidad es consecuencia de la instauración lenta del proceso”.

Otros síntomas de esta fractura es un dolor sordo, profundo y localizado en las fosas ilíacas y en los flancos, como consecuencia del roce de la arcada costal con la pelvis. Esta posibilidad ayuda a descartar las exploraciones para buscar la existencia de alguna patología intestinal o renal.

Fractura de cadera

En este apartado están incluidas todas las fracturas que van desde la cabeza del fémur hasta aproximadamente 5 cm del troncanter menor.

Los especialistas consideran que las fracturas de cadera son indicativas de osteoporosis cuando se producen tras un traumatismo de baja energía, como una caía cuando la persona está de pie. Las fracturas de alta energía, como las que se producen tras un accidente de tráfico, no se consideran un síntoma de la osteoporosis.

Dentro de las fracturas de cadera existen dos tipos que presentan unas manifestaciones clínicas diferentes.

En el caso de las intracapsulares (fracturas de cuello femoral, cervicales, trascervicales o mediales) que no están desplazadas, el paciente presenta un dolor moderado en la región inguinal. Además, presentan movimientos de cadera algo limitados.

Si la fractura intracapsular está desplazada el paciente tendrá un dolor intenso e impotencia funcional muy acentuada.

El otro tipo posible de fractura de cadera son las extracapsulares (fracturas pertrocantéreas, troncantéreas y del macizo troncantéreo). En éstas el paciente puede sufrir un dolor muy intenso en el área de la cadera, así como impotencia funcional absoluta en el miembro inferior.

Fractura de antebraso distal

Abarca las fracturas de la extremidad distal del radio. Este tipo de fracturas asociadas a la osteoporosis se asocia a una densidad mineral ósea baja y la presencia de un traumatismo de baja intensidad, como una caída sobre la mano.

La sospecha de osteoporosis debe aparecer si tras la caída el paciente siente dolor en la región de la muñeca unido a la impotencia funcional.

Riesgo de caída

Existen algunos factores modificables que propician las caídas de ancianos y que se pueden modificar para reducir el riesgo, como el consumo de sedantes. Estas sustancias aumentan la posibilidad de que sucedan las caídas y aparezcan las fracturas.

Otros fármacos como los antihipertensivos, los barbitúricos y los hipoglucemiantes también se han asociado al aumento de riesgo de caídas.

¿Quién puede padecer la osteoporosis?

Tal y como señalan desde la SER, la más frecuente es la que afecta a las mujeres mayores, ya que esta patología está asociada al envejecimiento y a la menopausia. De hecho, las fracturas osteoporóticas no suelen aparecer antes de los 65 años.

En mujeres más jóvenes la osteoporosis suele estar asociada a otras enfermedades o a sus tratamientos, como por ejemplo: hipertiroidismo, administración de corticoides, enfermedades hepáticas, mala absorción, antiepilépticos, etcétera.

¿Cómo afecta a la calidad de vida?

La osteoporosis no afecta excesivamente a la calidad de vida del paciente, ya que muchas de las fracturas, sobre todo las vertebrales, son asintomáticas. Sin embargo, cuando la fractura es clínica produce dolor e incapacidad durante los tres meses siguientes y puede llegar a dejar dolores residuales en el paciente, sobre todo para estar de pie o hacer actividades que requieran flexiones de columna.

Factores de riesgo

Además de la masa ósea existen otros factores de riesgo independientes predictores de fractura:

  • Tener antecedentes familiares de fractura de cadera
  • Haber tenido fracturas después de los 50 años
  • Poseer un índice de masa corporal menor a 20
  • Presencia de deformidad vertebral morfométrica
  • Consumir tóxicos, como el alcohol o el tabaco

Estos factores unidos a la sedad ayudan a determinar qué personas tienen más riesgo de desarrollar osteoporosis.

Tratamiento

El enfoque principal del tratamiento es preventivo.

Como la masa ósea perdida no se puede reemplazar, el tratamiento para la osteoporosis se centra en la prevención de una mayor pérdida de masa ósea.

Enfoque en equipo. Con frecuencia el tratamiento implica un esfuerzo en equipo que involucra al médico de cabecera o internista, un ortopedista, un ginecólogo y un endocrinólogo.

Opciones de tratamientos. El ejercicio, una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable son los componentes clave para el tratamiento de la osteoporosis. La fisioterapia y los programas de ejercicio físico que enfatizan el entrenamiento del equilibrio como el Tai Chi, ayudan a prevenir caídas.

¿Cómo puedo prevenir la osteoporosis?

Puede tomar medidas para mantener sus huesos saludables y disminuir la pérdida de masa ósea.

Siga una dieta rica e calcio

No importa su edad ni su estado de salud; el calcio es necesario para mantener sus huesos fuertes.

Los hombres y las mujeres entre 19 y 50 años necesitan al menos 1,000 miligramos de calcio por día. Después de los 50 su cuerpo necesita entre 1,200 y 1,500 miligramos.

Los suplementos de calcio también pueden ayudar. Hable con su médico antes de tomar cualquier suplemento.

Las fuentes importantes de calcio son:

  • Cereales y jugos de naranja fortificados con calcio
  • Tofu y productos de soja
  • Sardinas
  • Verduras de hoja como brócoli y acelga

Ingiera suficiente vitamina D, entre 200 y 600 IU (Unidades internacionales)

La vitamina D ayuda a su cuerpo a utilizar el calcio. Estar al sol entre 5 y 15 minutos por semana o tomar un complejo multivitamínico podrán proporcionar suficiente vitamina D.

Haga ejercicio

Al igual que los músculos, los huesos necesitan ejercicio para mantenerse fuertes. Treinta minutos de ejercicios que involucren soportar el peso corporal, como caminar, bailar o subir escaleras, 3 o 4 veces por semana es un buen objetivo.

Lleve un estilo de vida saludable

Se ha relacionado el consumo de tabaco y alcohol en exceso con la osteoporosis.

¿En qué consiste el ejercicio de soportar el peso corporal?

Soportar el peso corporal es cualquier actividad que usted realiza sobre sus pies en la cual trabajan los huesos y los músculos contra la gravedad. Con un ejercicio regular de soportar el peso corporal, se generan más células y los huesos se hacen más fuertes.

  • Algunas actividades recomendadas para fortalecer los huesos incluyen:
  • Marcha con brío, trote y caminata
  • Tenis y otros deportes de raqueta
  • Deportes grupales como fútbol, béisbol y básquetbol
  • Baile, «aerobics» y subir escaleras
  • Esquí, patinaje y bolos
  • Entrenamiento con peso ya sea con máquinas o peso libre
  • Trabajo de jardín como cortar el césped y jardinería pesada

Aunque la natación y el ciclismo no son actividades de soporte de peso corporal, son buenas alternativas si tiene una afección que le impide realizar ejercicios de soporte de peso corporal.

Como hemos visto la osteoporosis no se produce sólo por falta de calcio, sino fundamentalmente por pérdida del mismo, por ello hay que tratar, no de aumentar su consumo, sino fundamentalmente de limitar su pérdida.

Por eso, insistimos mucho, desde el punto de vista dietético en evitar la acidificación del organismo (producida por carnes, dulces, azúcar en general, refrescos azucarados,…) y en el ejercicio físico, así como en mantener unos niveles adecuados y suficientes de vitamina D.

Colin Campbell, profesor emérito de Bioquímica Nutritiva de la Universidad Cornell, realizó una de las investigaciones más rigurosas y concluyentes que publicó en su libro “El estudio China”(6500 individuos¡), y concluyó que la leche animal desmineraliza a los adultos. Las mujeres que no tomaban leche de vaca, siendo su único alimento arroz, vegetales, soja y sus derivados, no tenían osteoporosis, y si dejaban esa dieta e introducían leche de vaca, bajaban los niveles de calcio y empezaban a padecer dicha patología.

Nuestra propuesta nutricional es por tanto

  • Aumentar fuentes alternativas de calcio: sésamos, col rizada, brócoli, sardinas, espinacas y yema de huevo.
  • Disminuir ingesta de fosfatos (lácteos, carne y refrescos con cola), grasas, ácido oxálico y ácido fítico (cereales y leguminosas).

Dependiendo de la estructura ósea de la mujer en la adolescencia, años después de la menopausia, la masa ósea tiende a disminuir anualmente un 2,5% durante 3 o 4 años para llegar a 0,75% al año, puesto que la capacidad del cuerpo para producir tejido óseo comienza a disminuir.

Hay que tener en cuenta que la dieta moderna produce ácidos con los productos lácteos, carne y trigo, y el riñón no puede superar el exceso de ácido generado y por tanto se acumula en la sangre y el tejido conjuntivo, por esta razón la dieta a llevar a cabo es sumamente importante.

Se recomienda desacidificar de la siguiente manera:

  • Aumentar los alimentos ricos en minerales: verduras, castañas, almendras, aguacate. Cubrir los aportes de calcio, sin forzar los productos lácteos, (brócoli, salmón, almendras, sardinas, etc) y vitamina D (salmón, arenque, lenguado, ostras, cáscara de huevo).
  • Reducir el consumo de café, alcohol, refrescos y tabaco.

Falacias asociadas a la osteoporosis:

  • Las mujeres menopaúsicas tienen más probabilidad de desarrollar osteoporosis: Hay muchas culturas en las que la mujer postmenopáusica goza de buena salud, es activa y saludable y no sufre osteoporosis. Por tanto si esto fuera verdad se advertiría a lo largo del mundo en todas las mujeres con fracturas.
  • Para mantener los huesos fuertes necesitamos adquirir calcio de la dieta especialmente en los lácteos. Un estudio llevado a cabo en Harvard con 78.000 mujeres demostró que aquellas que tomaron 3 vasos de leche diarios sufrieron más fracturas que las que tomaban escasamente leche, por tanto habría que tomar alimentos en la dieta que aporten una adecuada cantidad de calcio como las semillas de sésamo, brócoli, etc.

GRANADAS, LA NUEVA TERAPIA DE REEMPLAZO HORMONAL NATURAL

Vitamina K2: desplaza el calcio hacia las estructuras óseas y lejos de las paredes de los vasos sanguíneos arteriales. Actúa como cofactor en la activación de la osteocalcina: la vitamina k carboxila los residuos del ácido glutámico en la osteocalcina a Gla (ácido gamma-carboxiglutámico). La osteocalcina activada se une al calcio y ayuda a la incorporación del calcio en el componente hidroxiapatita de la matriz ósea. (NutriMk7; cienporciennatural).

Suplementación

Zinc: Mineral importante para el mantenimiento de los huesos, interviene en el equilibrio ácido-base de la sangre y participa en el metabolismo del fósforo y del calcio.

Vitamina D: ayuda a la absorción y utilización normal del calcio y al mantenimiento de los huesos y los dientes sanos y fuertes.

Manganeso: según un estudio del Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos IREC), el manganeso sirve para fijar el calcio, se llegó a esta nueva teoría sobre el origen de la osteoporosis cuando se observó un rotura generalizada de cuernas de ciervos en 2005 (el hueso más resistente del mundo), provocado por la ingesta de plantas que contenían una menor cantidad de manganeso, debido al frío que hizo ese año. Además apuntan que al agotarse las reservas de este mineral, el cerebro entraría en degeneración y podría generar Alzheimer o Parkinson, confirmado por el Hospital de Hellín que el 40% de estas enfermedades neurodegenerativas preceden a la osteoporosis.

El decálogo resumen que se tiene que tener en cuenta para librarse de las fracturas, tenga la edad que tenga:

I
Realizará más ejercicio cada día.

II
Aumentará el consumo de vegetales en su alimentación.

III
Consumirá proteínas en la cantidad adecuada, evitando el exceso de proteínas animales.

IV
Limitará el consumo de alimentos ácidos y acidificantes.

V
Evitará los productos lácteos de vaca (cuanto más se consumen, mayor es el riesgo de padecer fracturas).

VI
Gestionará su estrés día a día.

VII
Tomará complementos de vitamina D3.

VIII
Alternará los complementos de apoyo hormonal, la remineralización, el tratamiento vitamínico (C y D en particular) y los ácidos grasos esenciales, según sean sus necesidades.

IX
Realizará chequeos sobre el estado de sus huesos con asiduidad (aunque las densitometrías no bastan).

X
Diseñará con su médico o terapeuta un programa anual de ejercicios, alimentación y suplementación adaptado a su caso concreto.

Espero que este tema que afecta a numerosas personas en la sociedad actual , nos ayude a tomar decisiones para prevenir y disfrutar de una salud completa.

Dra Teresa Pérez
Coach de salud
Médico de Empresa
Especialista en Valoración del Daño Corporal.

Abrir chat
Hola 🤚🏻
¿En qué te podemos ayudar?
Powered by