Parece el título de una película de ficción pero es un problema de salud muy frecuente en la población general y que merece un poco de dedicación y atención para conocerlo y poder tomar la actitud necesaria para evitar daños severos en nuestros ojos.

Los cuerpos flotantes, también llamados «miodesopsias» o «moscas volantes», son pequeños puntos, máculas, manchas y «telarañas» que flotan a la deriva en el campo visual. Aunque molestos, los cuerpos flotantes y manchas normales son muy comunes y generalmente no constituyen una causa de alarma.

Las moscas volantes y manchas habitualmente aparecen cuando diminutos trocitos de sustancia gelatinosa que se forman en el humor vítreo se liberan dentro de la parte anterior del ojo.

Los cuerpos flotantes en los ojos pueden ser grumosos o fibrosos; claros u oscuros. Son causados por grumos o partículas de material de gel vítreo sin disolver, que flota en el fluido gelatinoso disuelto (vítreo) en la parte posterior del ojo, que producen sombras sobre la retina cuando entra luz en el ojo.

Cuando nacemos y a lo largo de la juventud, el humor vítreo tiene una consistencia gelatinosa. Pero a medida que envejecemos, el humor vítreo comienza a disolverse y licuarse, creando un centro acuoso.

En ocasiones, algunas partículas de gel sin disolver pueden flotar libremente en el centro más líquido del humor vítreo. Estas partículas pueden tomar diversas formas y tamaños y convertirse en lo que llamamos «cuerpos flotantes, miodesopsias o moscas volantes».

Puedes notar que estas manchas y miodesopsias del ojo se intensifican en particular si miras hacia un cielo nublado o despejado, o a la pantalla de un ordenador con un fondo blanco o de un color claro. De hecho, no podrás ver trocitos diminutos de desechos flotando libremente dentro del ojo, sino que la sombra de estas moscas volantes se proyectan en la retina cuando la luz atraviesa el ojo, y esas pequeñas sobras es lo que tú ves.

También notarás que esas manchas no parecen quedarse quietas cuando intentas enfocarlas. Los cuerpos flotantes y las manchas se mueven cuando el ojo y la gelatina vítrea en su interior se mueven, creando una impresión de que «están a la deriva».

¿Cuándo las moscas volantes del ojo y los destellos se convierten en una emergencia médica?

Notar algunas miodesopsias de manera aislada no es razón para preocuparse. No obstante, si observas una lluvia de cuerpos flotantes y manchas, especialmente si son acompañadas por destellos de luz, deberá recurrir inmediatamente a un oftalmólogo.

Los cuerpos flotantes se vuelven más móviles y visibles a medida que el vítreo se licúa con la edad y se separa de la retina.

La aparición repentina de estos síntomas podrían significar que el humor vítreo se está separando de la retina, una afección llamada desprendimiento vítreo posterior. También podría significar que la propia retina se está separando de la parte posterior del recubrimiento interno del ojo, que contiene sangre, nutrientes y oxígeno vital para una función saludable.

Cuando la gelatina vítrea tira de la delicada retina, puede ocasionar un pequeño desgarro u orificio en ella. Cuando se produce un desgarro en la retina, el humor vítreo puede entrar por el orificio y separarla aún más del recubrimiento interno de la parte trasera del ojo, lo que conduce a un desprendimiento de retina.

Un estudio reciente publicado en Ophthalmology demostró que, entre las personas que experimentaron el síntoma repentino de las moscas volantes del ojo y/o destellos de luz, el 39.7% tuvo un desprendimiento vítreo posterior, y el 8.9% sufrió de un daño en la retina.

Otra investigación comprobó que hasta el 50% de personas con un desgarro retinal sufrirá subsecuentemente de un desprendimiento de retina, que podría conducir a una pérdida significativa de la visión.

En casos de desgarro o desprendimiento de retina, se debe realizar lo antes posible el tratamiento, a fin de que el cirujano oftalmólogo pueda volver a unir la retina y restaurar la función antes de que se pierda la visión en forma permanente.

Los desprendimientos vítreos posteriores (PVD, por su sigla en inglés) son mucho más comunes que los retinales, y frecuentemente no constituyen una emergencia aun cuando los cuerpos flotantes aparezcan repentinamente. Algunos desprendimientos vítreos pueden también dañar la retina porque tiran de ella y ocasionan un desgarro o un desprendimiento.

Cuando la retina recibe estimulación no visual (mecánica), pueden tener lugar destellos de luz conocidos como fotopsias, que pueden ocurrir cuando se producen tirones, desgarros o desprendimiento. Estos destellos de luz pueden aparecer como relámpagos, luces parpadeantes o aleatorias.

¿Cuál es la causa de las miodesopsias y manchas en los ojos?

Como se menciona anteriormente, los desprendimientos vítreos posteriores (PVD) son causas comunes de las miodesopsias. Con mucha menor frecuencia, es posible que estos síntomas estén asociados con lágrimas o desprendimientos retinales que pueden vincularse a los PVD.

Para empezar, ¿qué es lo que conduce a los desprendimientos vítreos?

A medida que el ojo se desarrolla, la gelatina vítrea llena el interior de la parte posterior del ojo, presiona contra la retina y se une a su superficie. Con el tiempo, el humor vítreo toma un estado más líquido en el centro. Algunas veces, esto significa que el humor vítreo central y más acuoso no puede soportar el peso mayor de la gelatina vítrea, más periférica. La gelatina vítrea periférica se derrumba al interior del humor vítreo central licuado, desprendiéndose de la retina (como se separa la gelatina comestible del interior del molde).

Luego, los cuerpos flotantes del ojo como consecuencia de un desprendimiento vítreo posterior se concentran en el humor vítreo más líquido que se encuentra en el centro interior del ojo.

Se estima que más de la mitad de todas las personas experimentarán un desprendimiento vítreo posterior para los ochenta años. Afortunadamente, la mayoría de estos PVD no ocasionan desgarros ni desprendimientos de retina.

Los destellos de luz este proceso significan que se está aplicando una tracción a la retina mientras tiene lugar el PVD. Una vez que el humor vítreo finalmente se separa y se alivia la presión sobre la retina, los destellos de luz desaparecerán gradualmente.

Dra Teresa Pérez
Coach de Salud
Médico de Empresa
Especialista en Valoración de Daño Corporal

Abrir chat
Hola 🤚🏻
¿En qué te podemos ayudar?
Powered by