¿Alguna vez has probado una comida sin sal? realmente se pierde el placer de degustar un buen plato gastronómico.

En la actualidad hablar de hipertensión nos hace automáticamente pensar en la sal, por eso me parece que es muy importante conocer un poco más acerca de los beneficios y desventajas entre los diferentes tipos de sal.

¿Cuál es la mejor sal para condimentar nuestros alimentos? ¿La sal de mesa es aceptable? ¿Qué hay de malo con las sales refinadas? ¿Vale la pena comprar sales más caras como la sal marina o la sal del Himalaya

Lo cierto es que elegir una buena sal y utilizarla bien puede ayudarnos a mantener la salud. Es decir, sal sí, pero natural y sin aditivos y dentro de una dieta equilibrada y saludable.

En este artículo te voy a explicar por qué la sal es tan importante, las diferencias entre la sal refinada y la sal natural y te voy a recomendar las mejores sales para favorecer tu bienestar y tu equilibrio a nivel celular.

Hoy en día, la sal ha adquirido tan “mala reputación” que la gente le teme, del mismo modo que le teme al sol y al colesterol. Muchos médicos recomiendan a sus pacientes que no tomen sodio ni alimentos ricos en sodio. Pero seguir una dieta sin sal también significa correr el riesgo de sufrir una pérdida de minerales y oligoelementos, así como otras numerosas complicaciones.

Si incluimos en nuestra dieta una cantidad adecuada de potasio en su forma natural, no tendremos que preocuparnos de la relativamente escasa cantidad de sodio que contiene la sal natural. Entre los alimentos especialmente ricos en potasio se encuentran los plátanos, los albaricoques, los aguacates, las semillas de calabaza, las calabazas y muchas otras verduras. Sin embargo, si los niveles de potasio en el organismo descienden por debajo de lo normal, el sodio (incluso el de la sal natural) puede llegar a ser un problema.

Sal de mesa o sal marina refinada
Sea en la presentación de grano o en la fina, es una sal de origen marino que va pasando por varios procesos con el fin de obtener un cristal de cloro y sodio, perdiendo todas sus propiedades, oligominerales y minerales necesarias para la vida.

Recordemos que el 94% de la sal marina refinada no está destinada al consumo humano y se emplea en la industria química utilizando el cloro y el sodio como reactivos y aditivos.

El proceso de refinación de la sal consiste en el lavado a 650ºC, con agua dulce y después se exprime de forma violenta, añadiéndosele aditivos antihumedad. De esta manera nunca se pegará al frasco, no hará grumos.

En el proceso de producción de la sal convencional de mesa se añaden sustancias químicas como: desecantes, anti apelmazantes y blanqueadores. Estos químicos dificultan la mezcla de la sal con los fluidos del cuerpo humano, debilitando así los procesos bioquímicos y del metabolismo esenciales. Los problemas en los riñones, la retención de líquidos y la hipertensión son las consecuencias directas de la ingesta de sal refinada, la cual está presente en cientos de alimentos elaborados.

La sal refinada, se podría decir que no aporta beneficios al cuerpo, muchas veces es la causa de varias enfermedades y problemas de salud. La única sal que el ser humano puede asimilar y digerir debidamente es la sal marina sin refinar y la sal de Roca.

Propiedades e inconvenientes de la sal de mesa común refinada

  • La sal de mesa (o sal común, o sal refinada) tiene un 97% de cloruro sódico y el resto son sustancias químicas añadidas. Sólo queda el sodio y el cloruro, el resto de minerales se han perdido en el proceso de refinamiento.
  • En la sal de mesa hay mucho más sodio que en la sal natural y no existe esa proporción bien equilibrada e idónea de minerales, lo cual aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares, retención de líquidos e hipertensión, entre otros.
  • Entre estas sustancias químicas añadidas encontramos absorbentes de humedad y anti-apelmazantes, algunos de ellos perjudiciales para la salud.
  • Uno de los anti-apelmazantes en la sal de mesa es el hidróxido de aluminio, que evita que la sal se pegue. Sin embargo, este componente es bastante tóxico, afecta al sistema nervioso y ha sido documentado que podría incluso provocar Alzheimer.
  • También se le añade a menudo flúor, que sabemos que en dosis elevadas es tóxico y puede ser un potente cancerígeno.
  • La sal refinada no contiene nada de potasio, por lo tanto, no favorece la bomba sodio-potasio de nuestras células.
  • El proceso de secado de la sal refinada cambia la estructura química y se destrozan los cristalitos.

 

  • La sal refinada y las enfermedades asociadas:
  • Hipertensión arterial
  • Edemas
  • Eclampsia o pre-eclampsia
  • Arteriosclerosis cerebral
  • Arteriosclerosis
  • Cálculos renales
  • Cálculos vesicales
  • Cálculos biliares
  • Hipoplasia de la tiroides
  • Nódulos en la tiroides
  • Disfunción de la paratiroides

¿Por qué necesitamos sal (natural) en nuestra alimentación?

  • Es un componente elemental en el plasma sanguíneo, fluido linfático, fluido extracelular y líquido amniótico.
  • Mantiene y regula (junto con el agua) la presión arterial.
  • Regula los niveles de azúcar en sangre.
  • Ayuda a que nuestro cerebro se comunique con los músculos: estos se pueden mover gracias al intercambio iónico de potasio-sodio.
  • Es esencial para la generación de energía hidroeléctrica en las células del cuerpo.
  • Control del balance o equilibrio acido básico metabólico.
  • Forma parte de los cristales minerales de la matriz, ósea, de los huesos.
  • Es necesaria para la absorción de nutrientes a través del tracto intestinal.
  • Es un importante antihistamínico natural.
  • Evita la gota y la artritis gotosa.

Hablaremos de sal marina integral y sal de Himalaya como sal de tipo natural sin refinamiento y sin aditivos. La sal del Himalaya se trata de un tipo de sal mineral procedente de las montañas de Pakistán de la segunda mina de sal más grande del mundo, Khewra.

Es una fuente increíble de energía debido a su altura y su pureza. En la actualidad, es la sal energética más pura y completa que conocemos, no ha llegado a tocar ni tóxicos ni contaminantes presentes en otras formas de sal.

La Sal Integral Marina es la sal que no lleva ningún proceso de refinación. Se obtiene exclusivamente por el proceso de evaporcación del agua marina. El Viento y el Sol, trabajan en conjunto para regalarnos los diminutos y maravillosos cristales.

Sal natural
Es el mayor concentrado de minerales naturales que existe. Es el mayor alimento que la naturaleza ha creado, en las medidas exactas que necesitan las células.

Carecemos de los minerales sin la sal natural. Al analizarla, verificamos que contiene los minerales que el organismo requiere casi en las mismas proporciones que en el suero sanguíneo.

La sal integral marina y la del Himalaya contiene los 84 oligoelementos que se encuentran en nuestro organismo: aluminio, azufre, arsénico, bario, boro, bromo, carbono, cesio, cobalto, estroncio, magnesio, potasio, sodio, flúor, fósforo, hierro, litio, manganeso, mercurio, molibdeno, níquel, nitrógeno, oro, plata, paladio radio, rubidio, selenio, silicio, torio, uranio, vanadio, yodo, titanio, zinc…

Con la ayuda de la sal natural, nuestras células encuentran el camino de regreso a un
estado de salud primitivo lleno de energía:

-Es vital para la contracción muscular, la estimulación de los nervios, el buen funcionamiento de las glándulas suprarrenales, y otros procesos biológicos.
-La sal proporciona cloruro que ayuda a producir los ácidos necesarios para digerir las proteínas y enzimas para la digestión de hidratos de carbono que ayudan a las personas que necesitan equilibrar el peso y es necesario para el funcionamiento apropiado del cerebro y el crecimiento.
-La sal contiene magnesio, que es importante para la producción de enzimas, la transmisión nerviosa, la formación ósea, la formación del esmalte de los dientes, y la resistencia a las enfermedades del corazón. Los bebés y los niños tienen una necesidad especial de sal para el cerebro en desarrollo.
-Esto ayuda a estabilizar los latidos cardiacos anormales que es contrario a la idea común de que hace que la presión arterial aumente. La sal natural junto con el agua y en proporción adecuada, es esencial para la regulación de la presión arterial. La sal de alta calidad busca los depósitos de sodio dañinos en el cuerpo y los elimina. Frena la presión arterial alta.
-Antes de dormir, si te la tomas con agua caliente, ayuda a una persona obtener un sueño más profundo y más largo, relajante y refrescante. También ayuda a limpiar las mucosas en el cuerpo, las fosas nasales y la congestión bronquial.
-Ayuda a mantener los electrolitos en el cuerpo que son esenciales para el procesamiento de la información y la comunicación de las células cerebrales.
Combate la retención de agua en el cuerpo, que es de nuevo contrario a otra idea errónea de que la sal es la causa de la retención de agua. También se ha reportado que ayuda a disolver cálculos renales en el cuerpo.
-La sal natural suministra minerales esenciales directamente a las células para aumentar y mejorar el sistema inmune del cuerpo a recuperarse rápidamente y aumenta la resistencia frente a las infecciones y enfermedades bacterianas. Ayuda también a nuestro cuerpo a recuperarse rápidamente de los accidentes, cirugías, enfermedades, trastornos mentales, cortes, quemaduras, gripe, resfriados y otros procesos virales.
-La sal natural ayuda a la absorción de alimentos en el tracto intestinal y mantiene el nivel de azúcar en la sangre, reduciendo así el riesgo de diabetes.
Actúa como un antihistamínico natural fuerte por mantener el cuerpo en el pH correcto. Esto ayuda a mantener el nivel de acidez del cuerpo y la prevención de problemas de salud diferentes y enfermedades degenerativas.
-La sal natural tiene propiedades antisépticas y se puede utilizar durante el baño, para controlar el picor y la inflamación de la piel. Es un ingrediente muy desintoxicante para el baño, ya que ayuda a extraer las toxinas y revitalizar la piel y el cuerpo con minerales traza. 

¿Es la sal yodada una buena alternativa más saludable?
 
La sal yodada no deja de ser una sal refinada a la que después se le ha añadido el yodo que ha perdido en el proceso de refinamiento. Este yodo añadido puede ayudar en algunas patologías de tiroides, sin embargo, con el abuso de sal nos podemos pasar con la cantidad de yodo, y en exceso es bastante tóxico.

Creo que la sal yodada no es una alternativa ni conveniente ni saludable cuando podemos optar por sales naturales en el mercado.

… Y hablando de sal, no olvidemos los alimentos hiperprocesados…
Aparte de la sal que añadimos a nuestros platos, no hay que olvidar la cantidad de sal refinada que ingerimos a través de nuestros alimentos procesados y la comida rápida. La cantidad de sodio en estos alimentos es tan alta que sin darnos cuenta se produce un fenómeno de adaptación de las papilas gustativas y necesitamos más y más sal para lograr el mismo efecto. Por eso vemos a algunas personas usar sal de mesa de forma exagerada, incluso antes de probar la comida.

Y por si esta cantidad de sal refinada en la comida hiperprocesada fuera poco, debemos añadir la gran cantidad de fructosa que se le añade, favoreciendo las patologías cardíacas, entre otros problemas de salud.

Entonces, ¿qué tipo de sal natural es mejor comprar?
Tanto la sal del Himalaya como la sal marina integral tienen el equilibrio de minerales que nos interesa y la proporción correcta de sodio y potasio que beneficia a nuestro organismo. Otro tipo de sales que sean naturales y en forma de cristales también son aconsejables.

Pero definitivamente, una de las acciones más contundentes y determinantes para disfrutar de una buena salud es tirar la sal de mesa a la basura y pásate a la sal natural, aunque cueste más cara, tu salud te lo agradecerá.

Aunque te advierto, cuando cambies la sal de mesa por la sal natural quizás necesites al principio poner más cantidad, pero tu paladar volverá a la normalidad poco a poco y ¡necesitarás cantidades normales!

Dra Teresa Pérez
Coaching de salud
Médico de empresa
Especialista en Valoración del Daño Corporal