El secreto de la URSS que aumenta las capacidades físicas e intelectuales

En los primeros años del siglo XXI, los científicos occidentales tuvieron acceso a unos estudios secretos llevados a cabo por la antigua Unión Soviética sobre la rodiola, una planta típica de la flora siberiana

Empezaron a salir a la luz entonces las formidables propiedades de esta planta, que ayuda a combatir la fatiga, mejora la resistencia al estrés y aumenta las capacidades psíquicas e intelectuales (como la memoria), además de aumentar el vigor sexual. El fin de la Guerra Fría y la disolución de la URSS hizo posible que personas como tu puedan beneficiarse hoy de las increíbles virtudes de esta planta.

Las pruebas científicas sobre los beneficios de la rodiola llegaron a partir de la década de 1960 con numerosos estudios clínicos y publicaciones científicas llevados a cabo por los soviéticos.

Durante décadas, gran parte de estas obras se mantuvo clasificada como «Secreto de Estado», ya que se consideraba a la rodiola como un elemento determinante de los programas destinados a mejorar el rendimiento fisiológico, psíquico e intelectual de los miembros de la élite soviética (cosmonautas, militares de alto nivel y oficiales del KGB, entre otros).

Como en las películas de ciencia ficción, los investigadores soviéticos. que habían descubierto las sorpendentes propiedades naturales de la rodiola, pretendían poder utilizarlas para desarrollar las moléculas que iban a transformar a sus mejores hombres en verdaderos superhombres.

Tras varios años de investigación se desarrolló una fórmula que contenía tres plantas diferentes y a la que llamaron ADAPT-232. Mientras que los soviéticos compartieron sus conocimientos acerca de dos de ellas, el ginseg siberiano (eleuterococo) y la schisandra, sus hallazgos sobre la tercera planta siguieron en secreto durante muchos años más, al considerarla la clave de la formulación.

Dado el carácter altamente sensible de estas investigaciones, no se sabe aún en qué desembocaron exactamente, pero desde los primeros años del siglo XXI se han difundido estudios sobre las propiedades naturales de la rodiola. Además, investigadores del mundo entero han tomado el relevo de sus predecesores soviéticos.

Una planta adaptógena revolucionaria

Las propiedades de la rodiola identificadas por los investigadores permiten clasificarla en la categoría de plantas adaptógenas según las propiedades que definió en 1968 el doctor Breckhman, de la Academia de Ciencias de Rusia:

Aumenta la resistencia del organismo frente a un espectro muy amplio de factores de agresión, ya sean químicos, físicos o biológicos.

Tienen una actividad normalizadora, es decir, disminuye o previene por completo los desequilibrios originados por el estrés o los efectos secundarios de una patología.

Presenta una total inocuidad, por lo que no altera el funcionamiento normal del organismo y no influye en este último más de lo requerido.

HAsta tal punto los rusos mantenían en secreto sus hallazgos que tenían prohibido a los investigadores mencionar sus resultados fuera del país, según explicó la Dra. Patricia Gerbarg, coautora del libro The Rhodiola Revolution, que se publicó en 2004 en Estados Unidos.

Gerbarg trabajó codo con codo para escribir el libro con Zahir Ramazanov, un investigador ruso que abandonó la URSS tras la caída del telón de acero llevándose consigo documentos secretos relacionados con la rodiola.

El Dr. Ramazanov, experto en plantas medicinales de fama mundial, con decenas de publicaciones científicas y méritos en universidades de todo el mundo, se había establecido en sus últimos años de vida en España, en Las Palmas, donde era presidente de National Bioscience Corp.

La Dra. Gerberg, por su parte, autora de más de 40 publicaciones científicas y libros y experta en psquiatría integrativa, es una auténtica embajadores de las plantas medicinales en generales y de la rodiola en particular.

A ambos se debe sin duda el interés que despertó primero en Estados Unidos y luego en el mundo entero esta increíble planta con propiedades casi de ciencia ficción. Además del libro, compartieron en estudios científicos sus conocimientos sobre esta planta.

Pero volvamos a las increíbles propiedades de esta planta. Si era capaz de sacar el máximos rendimiento de los soldados, los astronautas y los deportistas rusos, imagínate lo que puede hacer por ti.

Según numerosos estudios científicos dedicados a esta planta y los testimonios de quienes la tomaban, muchos la consideran hoy en día como uno de los remedios naturales más eficaces para actuar contra el estrés al que nos enfrentamos a diario.

Los resultados de las investigaciones son espectaculares

Un estudio sobre cadetes militares rusos permitió medir los efectos contra el estrés y el agotamiento de una dosis de Rhodiola rosea. Los resultados mostraron que los cadetes privados de sueño y estresados que habían tomado rodiola estaban claramente menos cansados y conservaban mejor las capacidades intelectuales que aquellos que habían tomado un placebo o que no habían tomado nada.

Otro estudio realizado en estudiantes de Medicina en el período de exámenes de fin de carrera permitió evaluar el efecto de una dosis diaria de 100mg de Rhodiola rosea. A pesar de que la dosis utilizada era baja, los investigadores constataron una mejoría del rendimiento intelectual de los estudiantes, de su bienestar general, así como de su funcionamiento psicomotor. Los estudiantes notificaron una disminución de su necesidad de sueño, un humor más estable y una mayor motivación para estudiar.

Otro estudio de hace unos años demostró que la toma diaria de Rhodiola rosea tendría efectos beneficios frente al insomnio, la ansiedad y la depresión moderada, y otro estudio puso de manifiesto que los salidrósidos que contiene la rodiola protegen contra el estrés oxidativo y constituyen un agente terapéutico para el tratamiento o la prevención de las enfermedades neurodegenerativas.

Se recomienda en particular a las personas que:

Desean mejorar su bienestar general, su estado psíquico y su rendimiento intelectual.

Tienen dificultades para sobrellevar el ritmo de la vida moderna (malestar, fatiga
crónica…).

Deben hacer frente a situaciones con desgaste físico-psíquico.

Desean reforzar sus habilidades mentales.

A menudo las personas que toman rodiola quedan altamente sorprendidas al notar sus efectos positivos desde los primeros días. Los efectos beneficiosos que más se citan son la recuperación de la energía, una sensación de distensión y bienestar psíquico, así como el hecho de saber mantener la calma y estar más preparados para hacer frente a las situaciones estresantes.

La rodiola, al contrario que los antidepresivos, los somníferos o los excitantes, no produce ningún desequilibrio interno. Asimismo, carece de efectos secundarios y no crea adicción.

La rodiola desempeña un papel complejo como regulador del sistema nervioso pero también del eje suprarrenal. Actúa especialmente sobre:

La gestión de la serotonina, un neurotransmisor del sistema nervioso central que desempeña un papel esencial para el mantenimiento de la homeostasis del cerebro (capacidad de funcionar con normalidad a pesar de las tensiones externas).

El refuerzo de las glándulas suprarrenales; estas glándulas endocrinas situadas por encima de los riñones son las principales responsables de gestionar las situaciones de estrés, sobre todo mediante la síntesis de corticoides y catecolaminas.

Sin estimular nada directamente, la rodiola permite al organismo responder con mayor rapidez y de un modo mejor adaptado a las situaciones de estrés. Algo así como si ejerciera el papel del entrenador que ayuda al organismo a funcionar mientras aprovecha sus mejores capacidades. Consigue una mejor gestión de los recursos, en especial los hormonales (la secreción de adrenalina, de cortisol, etc.) y se obtiene así una mejor respuesta de las glándulas suprarrenales.

Así pues, la rodiola actúa en el vértice de la biología, la bioquímica, la neurología, la
inmunología, la endocrinología.

Qué tipo de rodiola debes escoger

Como acabas de ver, la rodiola ha sido objeto de multitud de investigaciones científicas y, según todos estos datos la Agencia Europea del Medicamento (EMA) recomienda para adultos una dosis diaria de entre 144 y 400mg, administrada por vía oral.

Se debe buscar un suplemento que se centre en la planta y nada más. Sin añadidos ni artificios: extracto de raíz de Rhodiola rosea y 400mg por toma, ni más, ni menos.

Espero que sigáis con nosotros descubriendo aspectos fascinantes que muestras las implicaciones históricas y políticas de los aspectos relacionados con la salud y como los conocimientos científicos a veces son bloqueados no llegando a todas las personas.

Dra Teresa Pérez
Coach de salud
Médico de Empresa
Especialista de Valoración del Daño Corporal

Hola 🤚🏻
¿En qué te podemos ayudar?
Powered by